viernes, 30 de marzo de 2012

Pipi, un sueño y yo

Mi prima pipi es más que un capítulo en mi vida. La llamábamos "pipi" porque todas las noches se hacía pis en la cama. Y esto es algo que ocurrió hasta que pipi tuvo doce años. De cinco hermanos, la única mujer. Era muy llorona y escandalosa y mis primos la volvían loca. Por ejemplo:
Pipi miraba tele: Mis primos pasaban por detrás en fila india y cada uno le tiraba el pelo hasta que la silla y pipi caían al piso.
Ella es morocha. Le cantaban la canción del chocolate "tubi". Cuando llegaba la parte "vos sos bañada en chocolate" pipi estallaba. Entraba en tal estado de impotencia y rabia que se dejaba caer al suelo como una loca posesa: pegaba patadas al aire, gritaba y se tiraba del pelo ella misma. A puro llanto.
Los adultos la retaban por "lunática y desequilibrada".
Cuando el clima era bueno y no había peleas ni lágrimas nos íbamos a jugar al patio. Entonces pipi y yo nos parábamos en la mitad del parque con los brazos levantados y estirados hacia los costados (imitando a Jesús en la cruz). Mis primos se ponían en fila y el juego consistía en tirarnos coquitos a nosotras. Sólo en el cuerpo. En la cara era peligroso. Mis primos estaban encantados. Nosotras estábamos encantadas. En ese juego había algo que nos gustaba a todos.

Ninguno de ellos pasó el primer año de la secundaria y abandonaron el colegio y no hacían nada en todo el día.

Unos años después, los seguía viendo pero no tanto como antes. A los dieciséis tuve una pelea con mi familia y fui a vivir un tiempo a la casa de mis primos. Pasé con ellos dos meses.
Era vacaciones y no iba al colegio. Pipi ya tenía dieciocho y cuando me vio con el bolso se puso tan contenta que en un arrebato de alegría me abrazó (subiéndome en el aire) y me dio un beso entre mis dos "ya saben".
-"Mmmmmm" pensé yo.
Por la tarde, venían sus amigas. Primero estábamos en el living. Al rato se encerraban en uno de los cuartos a matarse y me llamaban.
- ¡Saabrii  naaaa (risas) Saabriiii veeenííí (carcajadas al unísono). Media hora después, volvían despeinadas y con los cachetes colorados. Alguna, intentando parecer seria, preguntaba por qué no había ido cuando me llamaron. Yo miraba la tele.

A mi prima hace varios años que no la veo. La evoqué, por un sueño que tuve. No fue con pipi. Pero algo me la recordó. El sueño fue así:
Yo estaba internada en una clínica y venía a atenderme una enfermerita hermosa.
- ¿Cómo te sentís?
- Me duele un poco la cabeza y la panza.
Ella no me cree y me doy cuenta.
- ¿Y el violín?
Con creciente asombro contesto: - ¿leés mi blog? En realidad no me duele nada. Sólo estoy un poco deprimida.
Cuando le pregunto si lee mi blog, está acostada en mi cama. Me mira con ojos grandes.
No pienso dos veces. Me aprovecho de la situación y de la rubiecita.

martes, 27 de marzo de 2012

Felipe y el violín

Soy en violín como Felipe a la hora de estudiar.
Siempre me resultó querible el personaje por sentirme identificada.
Felipe sentado en un banco del salón pensando en prestar atención toda la clase.
La clase terminaba y él había estado en otro lugar.
A mí me pasa con violín. Con la desgraciada diferencia que consiste en que
a Felipe la escuela no le interesaba y a mí el violín sí.

Esta semana empiezan las clases. Estudié ree poco y no puedo tocar más desafinado.
Me odio.

***

¿Por qué en lugar de escribir no estoy estudiando?
¿Ven que tengo razón?

sábado, 24 de marzo de 2012

Relato ...

... de ésta mañana.
Como siempre al despertarme, me quedo una hora más en cama hasta finalmente levantarme. Pienso en comprar pan para hacer unas tostadas y desayunar en mi cuarto. Temprano. Así después estudio violín. Voy a la panadería ( a cuadra y media de casa) y uuppssss estaba mi noviecito de la infancia. El que a la temprana edad de once años (él un año menor que yo) me enseñó a dar besos con lengua. Hacía mil que no lo cruzaba y le pregunté si estaba viviendo por acá. Dijo que no. Y no pude saber qué hacía en la panadería de mi barrio. La panadera lo conocía porque le dijo algo llamándolo por su nombre y él le contestó. Si me preguntan qué le dijo y qué le contestó no tengo idea. Porque me agarró un acceso de timidez (que en mi caso puede llegar hasta la estupidez). Y me puse a mirar fijamente cómo es que la otra panadera iba llenando la bolsa de nylon que tenía en la mano con el cuarto de pan que pedí. Tenía puestos los shorts de jean que usé durante todo este verano. Creo que en un momento tomó distancia y me miró un poco. Fue sólo una sensación mientras miraba fijamente la bolsita. Fueron dos minutos y nos despedimos con un abrazo. Fue raro. Hoy es un extraño. En mi infancia fue muy importante. Nos dimos sólo 5 besos. Lo recuerdo porque los conté. Los dos éramos novios pero no hablábamos entre nosotros. Era lo que decíamos y lo que éramos. Siempre estábamos en compañía de los demás chic@s del barrio y cada tanto, antes de que me llamaran a cenar nos dábamos un beso y nuestros amig@s vigilaban que no nos viera nadie. Por eso es que recuerdo cuántos fueron. Porque fueron muy pocos. Después entraba corriendo por el pasillo de mi casa con una alegría y un amor en el corazón enormes.
Cuando volví a casa encontré a Rita (la gata) llorando en la puerta. Puse su alimento en un platito y preparé mi desayuno. Estuve leyendo dos horas. Después tuve sueño y pensé "voy a intentar hacer esto de dormirme con conciencia". Me acosté. Hay que relajarse e intentar dejar la mente en blanco. Perdí la concentración pensando en este post que estoy escribiendo ahora. Cuando lo advertí, pasó un avión, sonaron las campanas de la iglesia y se disparó la alarma de un auto por segunda vez en la mañana. Me levanté otra vez. Después de escribir este post tengo que estudiar violín. Sí o sí. Más tarde, necesito salir a comprar un jean.

viernes, 23 de marzo de 2012

miércoles, 21 de marzo de 2012

Otra tarde

S: No sabés lo que hice hoy. Bueníííssimooo.
X: ¿Qué?
S: Intenté dormir manteniendo la consciencia. Como cuando estás soñando y te das cuenta que estás en un sueño. ¡Es genial!
X: No hacés nada productivo.
S: ¡Escuchá! Está buenísimo. Tenés millones de posibilidades. En los sueños podés hacer lo que quieras. Podés decir lo que quieras. Podés volar. Estás en un edificio y te tirás por la ventana... ¡ Es genial!
X: No hay nada más determinado que los sueños. Si estás soñando que te pisa un tren...
S: Si te pisa un tren en un sueño y estás soñando -sabiendo que es un sueño- ¡Disfrutás de la experiencia de que te pise un tren! ¡Qué te importa! Si eso ocurriera en la realidad te morís ¡En los sueños lo disfrutás! ¡En los sueños es oootra cooossaa!
X: ¡Sos una sofista!

viernes, 16 de marzo de 2012

amor

Enrique lo clavó en la garganta.
Lo sostuvo un momento. Luego, comenzó a moverlo.
Hacia atrás.
Hacia adelante.

Cuando Irene sintió un dolor punzante, abrió los ojos.
No alcanzó a decir una palabra.
Y murió.

Enrique está fascinado. Eufórico.

Y Feliz.

***

Suda el cuerpo de Irene.

Sus ojos lindos (miran) en el aparador de estilo.

***

Es hermoso para morir.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Problemas domésticos

O vivo sola lo que implica trabajar y pasar la mayor parte del tiempo en una oficina (con compañer@s y jef@ que antes de conocer ya sé que no me voy a bancar)
o
Como ahora, no trabajo y tengo un montón de tiempo libre, pero vivo con mi flia.

Hace un rato, hice acopio de voluntad y volví a incorporar la mitad del placard (repartido entre el piso, una silla y una de mis bibliotecas) al placard y también afiné el violín para empezar a estudiar hoy o mañana. En dos semanas ya empiezan las clases en el conservatorio.

Tengo una madre que no soporta el silencio. Sí o sí necesita tener la radio o la tv encendida (o las dos al mismo tiempo, por si cambia de ambiente) a volúmenes imposibles.
Nuestros cuartos son contiguos. Más o menos a esta hora está en el suyo con la tele a todo lo que da, hablando por teléfono a un volúmen todavía más alto que la televisión.
¿Cómo puedo estudiar aasíííí????
Todos los días cierro su puerta para escucharla a un volúmen más atenuado. Momentos después. Sale por cualquier motivo. Vuelve a dejarla abierta. Se la cierro nuevamente. Mira con cara de "qué insoportable sos".

Meee suu-pee-e-e-raaaaa...

Necesito estudiar violín lo más tranquila posible. Concentrarme en los sonidos, en la afinación, en la posición... no me banco escuchar "el graduado" de fondo y a ella hablando por teléfono con todas sus amigas!

Además. Hoy por la mañana estuvo limpiando y destruyó mi centro de operaciones.

domingo, 11 de marzo de 2012

***

Acostada en mi cama (tres almohadas bajo mi cabeza)
miro el caos (ropa, zapatos, libros) a mi alrededor. Y pienso:
Así está mi mente.

***

De mundo en mundo. No pido permiso.
Nunca me gustó.
No hay afuera. La Nada no existe.

sábado, 10 de marzo de 2012

Nosotros

Qué pobre, ingrato, triste. Expresarnos con palabras. Son tan insuficientes.


Cada vez que hablo.
Cada vez que escribo.
Siento que miento.

Cuando era chica pasaba tiempo pensando en revelarme ¿contra quién? y dejar de hablar. No sabía por qué pensaba en eso.

¿Intuición?

Me hice más grande y alguien me contó que un filósofo antiguo –Heráclito- en un momento de su vida, por decisión propia, dejó de hablar. Sus últimos días, sólo se comunicaba moviendo un dedo.

Flasheé.

Para esa mismo época comencé a leer a Nietzsche, muchos de sus pensamientos me gustaron, éste viene al caso, lo parafraseo: "Palabras y sonidos tienden puentes ilusorios entre lo eternamente separado (es cuando la ilusión miente del modo más bello) ¿Cómo puede haber un fuera de mí? El abismo más pequeño es el más difícil de salvar."


Nacemos solos. Vivimos solos. Morimos solos.



¿Tan horroroso es el mundo?


¿Y el cuerpo?
¿El cuerpo es inteligente?
¿Los cuerpos piensan?

viernes, 2 de marzo de 2012

Este post...

... es para quien tenga ganas de recomendarme alguna novela.
Actualmente me encuentro leyendo El viejo y el mar de Hemingway.

Yo, les recomiendo de Michel Houellebecq:
Ampliación del campo de batalla
Partículas elementales
La posibilidad de una isla.
(La última "el mapa y el territorio" aún no la leí)

Sabrina.

Hola

Sólo para contarles que el experimento se ha resuelto en un rotundo fracaso.
Sabri.