viernes, 9 de octubre de 2015

sábado, 1 de noviembre de 2014

Encuentro importante: El Soplón.

Intenté entablar conversación con un hombre de unos 60 años o más, pero no nos entendíamos, no lograba escucharme bien, además creo haberle preguntado si me conocía y él no lograba entender del todo lo que yo decía, además de desconocerme (al márgen: me molesta mucho que los personajes de mis sueños no me conozcan ni sepan quién soy, si están ahí porque soy yo quien los imagina) probé con comunicación telepática y falló. Luego caminé un poco o tal vez miré en otra dirección y había un hombre de unos 40 años (recuerdo su cabeza, puede- aunque sin seguridad- que su cuerpo fuera excesivamente pequeño, porque por sobre todo recuerdo su cabeza) que me saludó por mi nombre. Asombrada, le pregunté si me conocía y contestó afirmativamente. El diálogo que se generó fue así:
ES: Hola Sabrina.
S: ¿sabes mi nombre? ¿sabes quién soy?
ES: Sí.
S: ¿y tu quién eres?
ES: Soy el soplón.
(Me cayó instantáneamente simpático, me gustó que se nombrara así mismo por una cualidad, aunque sentí que debía manejarme con precaución (sabiendo que pedirte precaución es una tontería además de una fantasía).
S: ¿sabés por qué o para qué estoy acá?
ES: Sí.
S: ¿qué es lo que debo hacer?
ES: Burlarte de todo.
S: ¡Eso es lo que yo hago! ¿Lo hago bien?
ES: Sí.
S: Gracias. ¿Puedo volver a verte/preguntarte alguna otra cosa en algún otro sueño?
ES: Sí.
S: Gracias. ¡Chau!

Quise escribir sobre este sueño lúcido que tuve esta mañana, para no olvidarlo y porque, sinceramente, espero volver a encontrarme con el soplón en alguna otra oportunidad. 

Otro comentario al márgen: Hay algo que descubrí y no me gustó. Antes de dejar plasmado este encuentro, transformándolo en palabras, mis impresiones acerca de él eran muy intensas. Quise escribirlo, porque sabía que pasadas unas horas esa intensidad comenzaría a perderse - a perderse en el mejor de los casos- ¿cuántos sueños he olvidado?. Lo que no me gustó es que sospecho que el haber escrito mi sueño también contribuyó a que mis recuerdos ya no sean tan intensos. ¿Será que escribir nuestros sueños o ideas de alguna manera destruye la fantasía en vez de crearla? 

domingo, 9 de diciembre de 2012

Emails extraños

para A. (29 de septiembre)

Hola A.! espero que estés bien, tanto tiempo!
Como siempre te escribo para contarte algo y después pedir tu consejo.
Estoy leyendo los libros de Castaneda tal como me recomendaste.
Leí el "lado activo del infinito" y ahora estoy con "el conocimiento silencioso" con respecto a éste último voy por la mitad y me resulta un poco difícil de entender.
Hace tiempo que por alguna razón no me desdoblo. Quizás sea mi culpa porque en algún momento me asusté un poco y lo frené yo misma...
Estoy practicando lo de quedarme en silencio total. Y experimenté lo que Castaneda habla, si es que entendí bien, de los dos cerebros.
Sabés que muchas veces, en las que me quedo en silencio siento como si echara al primer cerebro, "al externo" y de fondo me quedara otro, que es un poco más dificil de advertir y muchas veces es como si dijera cosas pero sin palabras (aunque no siempre).
Lo que te quería comentar es que con esto del silencio lo que me sucede es quedarme en silencio y en una absoluta oscuridad y nada más. No pasa nada, de nada. Y la verdad que no sé si es que estoy estancada, si debo esperar algo, si tengo que tener un poco más de paciencia, si estoy haciendo algo mal, o si lo que estoy haciendo no sirve para nada, a no ser para rebajar el stress. Porque eso si lo siento, después de estas prácticas es como si hubiera tomado tres pastillas juntas de esas que sirven para dormir o calmarte los nervios! jajajaja
Bueno, te mando un beso grande,
S.

-------------------------------------------------------------

Para A. (6 de noviembre)

No me puedo desdoblar más!!! ni siento las vibraciones como me pasaba antes! ¡ni nada!!! buuuuuuu. Alguna vez te pasó eso? será sólo pasajero? o habrá sido pasajero lo que me pasó y nunca más volverá? Antes me daba miedo y ahora extraño todas esas experiencias!
Espero que andes bien.
Un beso,
S.
.................................................................................................
Para Sabrina (7 de noviembre)


Hola, es normal que el dedoblamiento astral se vaya, eso se debe a que en nuestro subconsciente hay algo que lo aleja, debes averiguar que es y desbloquerar eso.
Tambien puede ser que tengas otras prioridades en tu vida, si no le das su lugar al desdoblamiento astral, simplemente se va, asi que toca a cada quien evaluar cuan importante es y darle su lugar.
No se si respondi la antertior vez pero te dire con respecto de Castaneda que es dificil comprender muchas cosas.
Esto se debe a que hay que tener alguna experiencia en las cosas que el describe, esa experiencia nos hace ver otras cosas nuevas y comprender mas de cada libro,
Yo releo cada ciertos años a Castaneda y ten por seguro que encuentro cosas que no había visto o comprendo lo que no pude comprender antes.
Recuerda que él escribió esos libros en toda una vida. A nosotrros nos toma a veces una semana leerlos y ya queremos comprender todo lo que hay allí y eso no va a poder ser.
Considera que El Arte de Ensoñar que tienen unas 200 paginas, y que se puede leer en 2 dias, si asi lo decides, le tomo muchos años de su vida. Entre cada avance que tenia él, como por ejemplo sólo aprender a mirarse las manos en un sueño, le tomó como un año, asi que lo demás le tomaron muchos, pero muchos años y luego comprender y sistematizar y escribir otro tanto de años. Asi que paciencia.
Personalmente no me acelero, se que esto es de toda la vida y sigo paso a paso sin correr ni saltar. Llevo en esto más de 20 años y sé que me quedan muchos años más.
   
Saludos
----------------------------------------------------------------------------------------------
Para A. (10 de noviembre)

La verdad, la única prioridad que tengo en la vida es la de estar tranquila y que la gente me joda lo menos posible jajajajaa
En realidad, hasta hace un mes estuve un poco más de un año sin trabajar y tenía mucho tiempo para meditar y pasaba mucho tiempo sola, estaba inmersa en una especie de microclima que era ideal....
Ahora tuve que empezar a laburar otra vez. Paso todo el día en una oficina con gente durante varias horas (lo que para mí es una tortura, incluso aunque se trate de buena gente, como en este caso) y viajar hasta la oficina también es un caos, tengo hora y media para ir y para volver, así que perdí bastante de la calma que tenía hace unos meses... pero bueno, voy a seguir intentándolo en el tiempo que me quede... algo bueno que me quedó es que ahora tengo la mente mucho más tranquila y silenciosa que antes, aunque ya te digo, no sólo no puedo desdoblarme sino que además perdí la capacidad que tenía de sentir las vibraciones... antes, sin ningún esfuerzo, ni bien me acostaba (porque yo medito acostada) y me concentraba empezaba a sentir ese cosquilleo en todo el cuerpo... y ahora nada! Siempre fui y sigo siendo bastante terca así que continuaré con mis experimentos, a ver si puedo destrabar esto de alguna manera.
Besos y gracias por contestarme!
Nota: ¡Veinte años de experiencia en desdoblamientos! cuánto que habrás aprendido...
--------------------------------------------------------------------------------------------
 Para S (11 de noviembre)

Pues como te habrás dado cuenta, el mundo es la dormidera del ser humano, Así, cada quién debe decidir acerca de que es importante en su vida.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Para A (9 de diciembre)

Hola A.! Hoy descubrí algo nuevo. En realidad, algo que era obvio (jaaa) pero yo no me había dado cuenta.
Resulta que desde que te dije que no podía desdoblarme más justo al otro día empecé a poder nuevamente. Además, nunca había dejado de continuar intentándolo. De todas formas, no es igual que antes. Ahora tengo algo más parecido a lo que se llama un sueño lúcido. Lo que no volvió a pasarme es lo de verme a mí misma dormida en mi cama. (no sé qué tan importante será. No sé si el hecho de que esto no me pase quiere decir que más que estar en una segunda atención en realidad estoy lúcida y nada más) En fin...
Hoy, entré consciente a un estado de sueño. Estaba acostada en mi cama y como siempre el cuerpo se me empieza a mover todo como si alguien me levantara las piernas o me hiciera mover en la cama. Di una vuelta entera en mi cama y volví a quedar en el mismo lugar, entonces empecé a ver y me miré las manos. Después enfocaba mi vista en alguna otra cosa y después volvía a mis manos etc. y entonces toda mi visión se fue aclarando mucho más (supongo que es - porque con esta técnica- se fija el desplazamiento del punto de encaje?) Al rato entró mi abuela a la habitación y yo me enojé y la eché porque pensé que iba a desconcentrarme y sacarme de la segunda atención. También había una tía mía que yo detesto... (cuando me desperté, me di cuenta que obviamente no tengo una lucidez completa porque mi abuela murió hace años y mi tía es imposible que estuviera en mi casa... con lo cual me voy a proponer cuestionarme todo lo que vea ¿será una buena idea?) Después salí de mi cuarto abriendo la puerta porque antes lo hacía directamente atravesando la ventana de mi cuarto pero ya no lo puedo hacer porque me choco. Bajé volando la escalera de mi casa y al franquear la puerta estaba mi mamá y la saludé. Ella me respondió a lo que yo quedé atónita porque pensé que no iba a poder verme (acá perdí la lucidez nuevamente, yo estaba sola en mi casa. Era imposible cruzarme con mi mamá) Cuando mi mamá me ve me dice que estoy linda y que vuelva y le contesto "Dejáme volar mamá" (esta respuesta mía me encantó por lo elocuente). Mientras volaba seguía mirándome las manos y todo se hacía más real. En un momento iba por una ruta y quise parar y volar directo al cielo y en vez de ir al cielo empecé a volar más abajo, casi a la altura de los autos. Entonces pensé, voy a ir a Pinamar (es una ciudad balnearia). Al lado de la ruta había un río y en vez de seguir por la ruta a Pinamar me fui al río y empezó a llover y el río estaba re contra picado y me asusté y volví a mi cuerpo físico. Conclusión y descubrimiento: cuando yo era más chica tenía cierta tendencia suicida aunque como tengo filtro por suerte nunca se me ocurrió hacer nada en concreto. Además es un pensamiento con el que me gustaba jugar pero sin llevarlo a la realidad. Y en gral. tengo la tendencia a hacer lo que quiero aun sabiendo que no me conviene. Tengo una especie de actitud temeraria ante la vida que se me hace un poco dificil de controlar. En fin, hoy me di cuenta que mi cuerpo energético soy yo pero sin maquillaje. (Hace un tiempo había leído que cuando uno se desdobla es peligroso mirarse en un espejo. En mi cuarto hay un espejo enorme. Desde el día en que leí que no había que mirarse en el espejo no hay vez que me desdoble y no me pare frente al espejo y me mire reflejada y empiece a jugar con él. Me pongo a saltar y a flotar y me divierto de esa manera. Por suerte, se ve que era mentira lo de la peligrosidad. Te cuento esto para que veas el tipo de actitud que tengo). Retomando, mi cuerpo energético al irse al río hizo lo que yo deseaba y no lo que yo le decía. Me di cuenta que yo pretendo que mi cuerpo energético se comporte de una forma racional - que haga lo que debe (en este caso lo que yo le digo) y no que haga lo que quiere. El cuerpo energético hace lo que quiere porque sigue mis deseos mas profundos. Entonces. ¿cómo manejar mi sueños? ¿cómo controlar mi cuerpo energético si para ésto es necesario controlar mis deseos? ¿Y es posible, acaso, controlar los deseos?
Quisiera conocer tu opinión y si es posible algún consejo. Quizás si -hay una próxima vez en la que tengo una actitud un poco suicida o temeraria o en la que me ponga en peligro- en vez de asustarme continúo hacia adelante ¿qué te parece? Quizás si en vez de volver a mi cuerpo físico hoy me hubiese dejado ir tranquilamente hacia el río - sin miedo- quizás yo misma me hubiera salvado y hubiera podido seguir un poco más allá... y superar este tipo de actitud. Quizás llegado el momento, si no hubiera vuelto a mi cuerpo físico quizás hubiera tenido una actitud de juego (como me pasa en la vida real). Y si no fuera así. Supongamos que me hubiera sumergido en el agua, es posible que me hubiera pasado algo malo? Yo creo que la mejor manera de solucionar estos dilemas es enfrentarlos...
.......................................................................................................

Ayer, estaba soñando que iba en una motito descontrolada. Yo no aceleraba pero la moto se aceleraba sola. Iba por un camino que de golpe se corta y abajo había agua. Más allá seguía la ruta; pero a una distancia que me era imposible salvar porque comencé a caer hacia el agua en línea recta. Cuando estaba en el aire me dije "pero si estás soñando, no te preocupes". En seguida se hizo todo negro. Y sentí mis pies mojados. Luego estaba en mi cama. Siempre me pasa que empiezo a sentir que algo me tira para afuera desde las piernas. Me miré las manos y después vi un torso de una persona frente a mí. Estiré mi mano y la toqué perfectamente, lo cual me asombró porque parecía una persona totalmente real. Seguí tocando hasta que me di cuenta que era una mujer y sentí frustración. Soy una persona bastante sexual (no sé si te parecerá bien o mal. Yo creo que es normal porque es algo que nos pasa a todas las personas) Muchas veces cuando siento que me quieren quitar de mi cuerpo o que me tocan me quedo... (me genera un poco de culpa pero es lo que hago...) La cuestión es que ayer después de darme cuenta que en vez de un hombre era una mujer veo que detrás de ella hay una especie de hombrecito colgado no sé si de su pierna o de una brazo tratando de sacarla de encima mío, como queriéndome proteger de esa "persona"... ¿Qué opinás de esto?

A., si te molesta que te escriba por favor hacémelo saber porque no quiero molestarte. Te mando un beso grande y espero que estés bien.
S.

domingo, 14 de octubre de 2012

King Crimson - Discipline

*

Comenzar a trabajar -otra vez- alteró completamente mi estado de ánimo. En la oficina me muestro con buena onda y feliz. Una postura fingida. Ni bien salgo, a las 18, me encuentro como realmente estoy, con cara larga y mal humor. El día perdido. Llego a casa re cansada. Ahora pienso. Todo el tiempo en el que me leyeron quejándome en el blog, en realidad estaba perfecta. Sí, sé. Si tuviera un accidente la semana próxima y quedara paralítica pensaría que hoy soy feliz. La conclusión es que independientemente de cómo se sienta actualmente, siempre se puede estar peor.
Jaaaa qué carácter de m.... tengo.

lunes, 8 de octubre de 2012

A partir...

... del jueves me cae una vida normal.
Tengo qué. Ordenar mis cosas. Ahora voy a tener poco tiempo. También comprar ropa de oficina.
¡No tengo ganas!

Hace poco más de un mes que no tengo sueños lúcidos ni experiencias raras.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Oficina

Ante la inminente vuelta y en un acto mezcla de pavor, desazón, desesperación, decidí tentar a mi suerte. Hace un mes empecé a jugar al quini 6. Lo sé. Es cualquiera. Pero no puedo quedarme de brazos cruzados así. Sin más ni más.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Consulta general

Che, ¿qué opinan de la literatura triple xxx? (sé que llamarlo "literatura" es demasiado, utilizo la palabra por comodidad)
Escrita por una mujer ¡ja! y con alto contenido hardcore.
Es que empecé a escribir y no puedo parar. Definitivamente, no puedo decir que SEA lo mío, pero debe ser una parte importante. ¡Nunca estuve tan prolífera!
Además no sé si abrir un nuevo blog o hacerlo parte de éste mismo
¿Qué opinan? También creo que una posibilidad para evitar cierre de blog sin previo aviso (como ya ha pasado) es que lo haga cerrado. No sé muy bien cómo es, pero creo que tendrían que poner una clave de acceso. En fin...
¡Vamos que necesito participación!


Les cuento: dentro de poco vuelvo a la oficina. No me fue tan bien como esperaba y para seguir  avanzando me veo obligada a retroceder unos pasos...

lunes, 17 de septiembre de 2012

**

Tengo ganas de abrir un nuevo blog que sea casi exclusivamente de sexo. El problema es que si bien quiero escribir sobre el tema a la vez es algo que me averguenza. Creo que por dos motivos. Uno lógicamente por el tema en sí y otro porque me averguenza que me interese tanto. Y me cuesta despegarme. Incluso aunque escriba ficción no puedo evitar pensar en mí mientras escribo y siento que me expongo demasiado, me pregunto por qué escribo lo que escribo, por qué necesito que otros lo lean y en fin. Me pongo colorada, casi antes de escribir el primer renglón o me agarran ataques de risa nerviosos, como si alguien me estuviera mirando. Es bastante absurdo lo que me pasa. Cuando leo una novela de género negro, yo no pienso que el escritor es un asesino serial encubierto o algo así... ¿cómo puede ser que me cueste ser un poco más libre incluso tratándose de literatura?

domingo, 16 de septiembre de 2012

*

- Aaaauchhhhh. ¡Me duelen esos dos broches aaahíí!
- Pero el dolor es lindo ¿no te gusta?
- Sí.

jueves, 30 de agosto de 2012

Sueño lúcido


Hoy.
Todavía no entiendo bien qué es lo que lo provoca. Hacía más de un mes que no ocurría. En todo este tiempo medité durante todas las mañanas. A veces, también por la noche. Hubo momentos en que alcancé grandes estados de concentración y sentía que me quedaba dormida, manteniendo la consciencia, pero no pasaba nada. Veía todo negro.
Hoy ya había dejado de meditar. Todavía estaba acostada boca arriba y giré mi cara hacia la izquierda; en ese momento sentí que iba a pasar. Es rarísimo. No estaba meditando. Sentí algo sobre mi cara y mi garganta. Sobre todo sobre mi garganta. Es algo que me deja en un estado KO. Es como si me transportara de alguna manera y me siento dormida pero a la vez totalmente despierta. Como ya identifico la previa al momento me quedo muy quieta y concentrada esperando. Vi todo oscuro. Y en unos segundos volvió a pasar por segunda vez. Volví a sentir esa fuerza sobre mi cara y garganta que me dejó más K.O. que antes. Entonces miré la oscuridad y vi un ojo. Re contra nítidamente. Era un ojo en blanco y negro. Seguí mirándolo y comenzó a moverse hasta que se convirtió en un pájaro que volaba. Volaba en la oscuridad. Yo lo miraba y en un momento lo vi mejor porque pasó por delante de una nube blanquísima. De pronto era de día y el cielo que veía era de un celeste hermoso y la que volaba era yo. A una velocidad increíble pasé por una playa muy linda de arena y mar muy claros… y luego volé sobre una ciudad de edificios muy altos. Vi a un chico que estaba esperando poder cruzar una avenida. Y pensé si podría verme. Me di cuenta que estaba volando sin ton ni son al menos sin mi ton o son. Comencé a bajar a mucha velocidad y casi choco a una pareja que caminaba por la calle. Les pasé raspando y gritando “Uhhhhhhh”, di delante de ellos una vuelta carnero y otra más. Entonces comencé a pensar que dónde estaba, que adónde iba, que qué iba a pasar ahora, qué cuánto tiempo habría pasado, fue un segundo en el que de pronto me sentí muy insegura y entonces volví.
Casi todas las veces pasa lo mismo. Está todo bien hasta que me acomete un sentimiento de inseguridad muy fuerte y entonces mi cuerpo vuelve en una milésima de segundo y luego abro los ojos. Hoy lo hice con una sonrisa enorme. Estuvo buenísimo.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Dónde está


Hoy abrí un cajón que hacía mucho no abría. El cajón derecho del escritorio que está al lado de mi cama. Quería volver a mirar unas fotos que separé el año pasado de unas cajas que dejó mi hermana mayor cuando se fue de casa. Hace mucho tiempo. Son unas 15 fotos, yo estoy en una sola. Por otra parte, es la única foto mía que conservaba mi hermana. En la foto tendré unos 5 años de edad. Debe ser verano, estoy con sandalias y remerita, seguramente tengo malla puesta, pero no se ve porque estoy sentada. También está mi abuela Beatriz (que murió cuando yo tenía 9 años) y mi hermana. Estamos en Necochea. Sentadas en el cordón de una calle. Pienso que quien la tomó fue papá. No imagino al abuelo con la cámara, pidiendo que nos acomodemos. Del día en que se tomó la foto no recuerdo absolutamente nada. Pero me gustaría.



martes, 21 de agosto de 2012

La vida es...

... una mierda. Tenés 39 años y hoy podés decir a “ciencia cierta” que la vida es una mierda. A lo largo de todos estos años te resististe a aceptar que la vida fuese una mierda; más bien pensabas que tu propia vida era una mierda. Pero que era posible que fuese distinta. Tenías esperanza. Pensabas que era sólo cuestión de encontrarle la vuelta. No era fácil pero era posible. Una vida feliz era un bien posible.
Un sentimiento – que me doy cuenta- es realmente dañino y maligno: La Esperanza. Que por otra parte, es lo último que se pierde. ¿Por qué no será lo primero? Si la esperanza fuera lo primero que se pierde ¡cuánto sufrimiento nos ahorraríamos! Nos sentiríamos libres de pasar a otro tema, de dar vuelta la hoja, de cambiar de capítulo. Pero no. La esperanza nos ata y nos esclaviza. Nos empuja a persistir cuando, en realidad, persistir es un error.
Si aspirás a ser una brillante concertista pero luego de varios intentos – todos fallidos- llegás a la conclusión de que sos un desastre; si querés escribir y no tenés suficiente talento, si amás a alguien que no te ama, si no sos feliz y “chau picho”… Si pudieras aceptarlo en vez de pensar que actuando de tal o cual manera lo que hoy está mal y no funciona mañana puede estar bien y funcionar; si aceptaras que esto ¡No-es-así! Y que lo que hoy está mal y no funciona va a continuar mal y sin funcionar ¡Cuánto tiempo podrías economizar! ¡Miiieeeeeerrrrddddaaaaaa!
Quiero realizar el siguiente ejercicio.
Otro experimento.
Imaginar mi propia vida, a partir de ahora, sin esperanza. A fin de cuentas ya probé de todo ¿qué me cuesta probar una vez más? Pero esta vez ¡ojo! Lo voy a hacer como ejercicio literario y no en la vida misma. Una vez más no me agarra.

Y como soy muy jodida acabo de sacar de mi biblioteca "la náusea" y la voy a volver a leer.

domingo, 19 de agosto de 2012

La playa

En esa casa hacía tanto frío que en época invernal era necesario andar de ambiente en ambiente con la estufa a cuestas. Aunque te levantaras de buen humor, enchufar y desenchufar la estufa todo el tiempo, si pretendías moverte, te hacía sentir miserable. Y la miserabilidad no era el resultado de la falta de dinero. Tampoco consistía en la ausencia de una calefacción digna o en el hecho de contar con sólo dos estufas para una casa de 7 ambientes. Era otra cosa.
Sus habitantes podrían haberse puesto de acuerdo e instalar un sistema central de calefacción o simplemente podrían haber comprado más estufas. Pero las personas que vivían ahí ¡Ay! -Las personas que vivían ahí- esas personas pensaban que habían venido al mundo para tareas más importantes. Así, además del frío, la casa entera se venía abajo. ¿Pero quién tiene tiempo para ocuparse de éstas cosas?
Verónica preparó un termo con agua caliente y se encerró en su cuarto. Preparó te, puso una almohada en el piso, frente al espejo, y se sentó con la taza entre sus manos. Desde chica tenía costumbre de mirarse en el espejo. No por una cuestión narcisista. Lo hacía para reconocerse. Es que a veces, al mirarse, no se reconocía en absoluto y esto la asustaba un poco. -“ésta soy yo”, se decía. -“¿ésta soy yo?” “ummm…” así, todos los días, hasta que terminaba el te o éste se enfriaba. Hoy se enfrió y lo apoyó a medio terminar sobre la cómoda.
Volvió a pensar en una historia que imaginó hace un mes atrás mientras caminaba por la playa y en cómo había reaccionado. Igual que la protagonista de la historia imaginada, se puso a llorar, entró al mar y pateó una ola, se sintió furiosa casi sin esperanzas. Como si toda esa historia tuviera un viso de realidad. La historia es la siguiente. Una chica en un rapto de conciencia acrecentada cae en la cuenta que nosotros, el mundo y todo lo que vemos en él, es parte de la imaginación de Dios. No somos reales. No hay nada real. Ella misma y todo lo que ve en realidad no existe o por lo menos no como ella lo creía hasta ese momento. Somos una creación de Dios pero no separada de él. Así, el universo entero es Dios mismo. Todo está en su propia conciencia. Ahí fue cuando entró al mar y pateó una ola, las lágrimas le caían por las mejillas, el viento y la arena le ardían en la cara. Quería pegarle una patada en el culo. Revelarse. Convertirse en una dolorosa espina de su corazón. -Lo que estoy pensando ahora ¿ también lo dirigís? -Dios ¿Por qué me torturás así? Enseguida le llegó la solución. La única forma de vengarse y liberarse de Dios es el suicidio. Era media tarde. Caminó un rato más por la playa y volvió a la casa completamente extenuada. 

jueves, 16 de agosto de 2012

Favor

¿Podrían dejarme algunos insultos?
Los sinceros son los mejores.
Prometo publicarlos.


Cambiando de tema, vi la última de Woody. No me gustó.

lunes, 6 de agosto de 2012

Medianoche

Siento que mi vida terminó. Que este tiempo es de alargue. De a poco todo concluyó. La vida de mi papá. Me quedé sin trabajo (no estoy diciendo que lamente el haberme quedado sin trabajo; pero es algo que hacía todos los días y terminó); mi relación con x (la que era) concluyó; violín: concluyó. Mi estado de ánimo es raro. A veces un poco deprimida, otras un poco triste o lo contrario… hay días en los que me siento un poco aburrida o apática. Mi estado de ánimo es mediocre. Una línea recta con pequeñas ondulaciones. Ahora lo pienso. Años atrás perseguía lo que los griegos llaman ataraxia. Un estado de tranquilidad, de serenidad que según ellos se parece a la felicidad. Puede que esté cerca de ese estado o que lo haya alcanzado. Pero no está bueno, no me siento cerca de la felicidad. Estuve casi un mes en la costa. Volví hoy. Comí rico. Caminé por la playa. Vi películas. Medité. Me colgué mucho mirando dos cosas. El mar y los leños del hogar consumiéndose.
O renazco de las cenizas o ya fue.   

domingo, 22 de julio de 2012

Samadhi

Leyendo, leyendo y leyendo me enteré que lo que experimenté (más o menos espontáneamente) es lo que los budistas llaman samadhi, nirvana, iluminación y qué se yo qué pindonga.
Y tampoco alcanza.

domingo, 17 de junio de 2012

domingo, 3 de junio de 2012

Domingo

La puerta vidriada del living refleja las sombras de plantas del patio de casa. Hay viento y las sombras cambian constantemente junto con la luz que va y viene. Me quedé mirándolas un rato. Si las hubiese visto en uno de mis sueños hubiera quedado encantada. Las habría conservado en mi mente durante muchos días.
Estoy tan fascinada por el mundo que crea mi mente.
Y no veo el verdadero.

jueves, 24 de mayo de 2012

Otro suceso inverosímil

Desperté a la madrugada. Todavía no salía el sol y mi cuarto estaba a oscuras. Intenté que volviera a pasar y pasó. En pocos minutos me vi flotando en el techo de mi cuarto. La forma en la que pude ver es totalmente distinta a la que conocemos. Por empezar, mi cuarto estaba a oscuras pero todo estaba iluminado y podía ver perfectamente. Además: vi mi cuerpo en la cama pero al mismo tiempo vi de frente a mi cuerpo (el que flotaba). En situación normal si el ambiente en donde nos encontramos está oscuro, nuestros ojos no nos sirven. No ven. Si estamos conversando con alguien vemos a la persona con la que conversamos pero no podemos vernos a nosotros mismos. Estos ojos veían de más. Había planeado de antemano intentar mantener la conciencia atenta pero ni bien me vi en el techo de mi cuarto lo olvidé. Salí por la ventana. Salí volando. Aunque suene increíble y nadie me crea. Afuera no era de día. Después me vi en una fila de gente, una puerta se estaba cerrando y salí justo. No sé qué más pasó. Lo siguiente que recuerdo es verme subiendo unas escaleras con otras personas. Una chica rubia me dijo que tenía un camisón viejo, como gastado y feo. Estaba llegando a donde iba y le pedí que se fuera. Ella no quería. Corrí hasta un baño y me escondí. Entró. Me buscó. Reía. Salí de mi escondite. Le dije a una pareja que vi "¡la conocí hace sólo dos horas y no para de perseguirme!"
Me desperté en mi cama. Pasé el día entero buscando una explicación coherente y racional. Aún no la encontré.