martes, 21 de agosto de 2012

La vida es...

... una mierda. Tenés 39 años y hoy podés decir a “ciencia cierta” que la vida es una mierda. A lo largo de todos estos años te resististe a aceptar que la vida fuese una mierda; más bien pensabas que tu propia vida era una mierda. Pero que era posible que fuese distinta. Tenías esperanza. Pensabas que era sólo cuestión de encontrarle la vuelta. No era fácil pero era posible. Una vida feliz era un bien posible.
Un sentimiento – que me doy cuenta- es realmente dañino y maligno: La Esperanza. Que por otra parte, es lo último que se pierde. ¿Por qué no será lo primero? Si la esperanza fuera lo primero que se pierde ¡cuánto sufrimiento nos ahorraríamos! Nos sentiríamos libres de pasar a otro tema, de dar vuelta la hoja, de cambiar de capítulo. Pero no. La esperanza nos ata y nos esclaviza. Nos empuja a persistir cuando, en realidad, persistir es un error.
Si aspirás a ser una brillante concertista pero luego de varios intentos – todos fallidos- llegás a la conclusión de que sos un desastre; si querés escribir y no tenés suficiente talento, si amás a alguien que no te ama, si no sos feliz y “chau picho”… Si pudieras aceptarlo en vez de pensar que actuando de tal o cual manera lo que hoy está mal y no funciona mañana puede estar bien y funcionar; si aceptaras que esto ¡No-es-así! Y que lo que hoy está mal y no funciona va a continuar mal y sin funcionar ¡Cuánto tiempo podrías economizar! ¡Miiieeeeeerrrrddddaaaaaa!
Quiero realizar el siguiente ejercicio.
Otro experimento.
Imaginar mi propia vida, a partir de ahora, sin esperanza. A fin de cuentas ya probé de todo ¿qué me cuesta probar una vez más? Pero esta vez ¡ojo! Lo voy a hacer como ejercicio literario y no en la vida misma. Una vez más no me agarra.

Y como soy muy jodida acabo de sacar de mi biblioteca "la náusea" y la voy a volver a leer.

6 comentarios:

Gonzalo dijo...

Pasa que lo que entendemos por esperanza es más bien una suerte de auto-compasión velada.

"Esta todo mal pero va a mejorar."

Las cosas no mejoran mágicamente. El tema es aceptar y seguir adelante.

Juancho dijo...

Desearía que leyeras antes de dar inicio a tu experimento "Cabaret Místico". Un libro escrito por Alejandro Jodorowsky. Ojala su lectura te cause el mismo impacto que me ayudó en muchos sentidos a salir adelante. No es de autoayuda o demasiado profundo, sino más bien ahonda en problemas de una manera fantástica y hace cambiar la manera de verlo todo. Yo lo adquirí a comienzo de año alrededor de 75 pesos. Si no puedes pagarlo, en la web ronda una versión perfectamente escaneada. No bajes los brazos, amiga. Saludos y un abrazo gigante.

El peor dijo...

No por nada el mito cuenta que el unico mal, o ultimo mal que quedó en el fondo de la caja de pandora es la esperanza. Para empezar, todos o muchos de nosotros aborrecemos las esperas.. y la esperanza mas que eso es confiar en que algo adverso puede cambiar para bien, mejorar.. y cuando eso no pasa, es espantoso. Yo nose.. perdi las esperanzas de casi todo cuando perdi a mi viejo, fue un baldazo muy helado en pleno invierno aquella revelación de que hagas lo que hagas va a pasar lo que tenia que pasar.. entonces a partir de cierto momento uno empieza a vivir mas al tun tun.. nose si a los ponchazos, pero si sin esperar tanto de nada.. solo haciendo lo que a uno le hace bien... y eso es porque el tiempo es poquito..

Abrazo.

o. dijo...

Max Weber decía que la esperanza era uno de los elementos claves en la dominación.
(No, no hablaba de BDSM, ja)

Mr. Brown dijo...

Creo que fue Unica Zürn quien dijo "la liberación de la esperanza es la liberación total".
Yo opino que la esperanza no sólo es -a menudo- la antesala de la desesperación sino, también, la otra cara de la misma moneda: ambas se basan en hacer proyecciones al (e intentar prospecciones del) futuro, como si el hecho de pensar en ello ejerciera algún tipo de influencia al respecto.

Elcaligrafista dijo...

La esperanza es lo primero que se pierde. Vivir es el camino que recorremos buscándola....(hasta no encontrarla nunca)

mi beso