domingo, 22 de julio de 2012

Samadhi

Leyendo, leyendo y leyendo me enteré que lo que experimenté (más o menos espontáneamente) es lo que los budistas llaman samadhi, nirvana, iluminación y qué se yo qué pindonga.
Y tampoco alcanza.

6 comentarios:

Doctor Kaos dijo...

Pero todavía estás entre nosotros. Y eso nos alcanza.

Gon dijo...

Cuando fue eso?

Sabrina dijo...

Gracias Doctor, es muy dulce tu comentario.

Gon: hace como dos meses. El post "otro episodio inverosímil". Antes de verme fuera del cuerpo sentí (y eso está creo en un post anterior, porque me pasó más de una vez) algo que yo describí como si fuera un ataque de epilepsia porque mi cuerpo se movió todo desde los pies hasta la cabeza. Por lo que leí es una energía que se llama Kundalini, que es necesario despertarla para que ocurra el samadhi. Yo en ese momento no me dí cuenta lo que pasaba. Había escuchado hablar de "iluminación" pero no estaba en tema y lo tomaba en sentido metafórico. Pero no sólo es metafórico y es necesario entenderlo también literalmente. Si te fijás en el post "otro epis... inverosímil" cuento que mi cuarto estaba a oscuras y yo con los ojos cerrados y de pronto se iluminó todo. Si eso no es lo que se llama "la iluminación" entonces qué es? Fué algo impresionante, y en ese momento no le di la dimensión que tenía. Leí entre otras cosas la autobiografía de un yogui un tal Gopi Krishna, a mí me pasó algo muy muy parecido aunque su experiencia fué aún más intensa y con consecuencias posteriores que yo (por suerte) no tuve (por lo menos hasta ahora)

Gon dijo...

Que bueno.

Lo de Gopi es un caso excepcional porque el meditaba de una forma que es, por lo menos, no recomendable.

Lo tuyo por lo que decís fue un despertar espontaneo, algo más saludable y mucho menos peligroso.

Un beso.

Garriga dijo...

bien, veo que seguis en el camino. Aunque te enojes

gustavo zuritz dijo...

Hola Sabri

saber leer una partitura y sacarle sonidos a un violín, es importante, pero sólo es una parte de la historia. Ahora viene la más importante: ¿qué vas a hacer con ese conocimiento? ¿qué melodías están sonando silenciosamente en el aire para que solamente vos las hagas oíbles a los demás? todos hemos venido con un propósito y nadie puede hacerlo por nosotros.

con tus experiencias fuera del cuerpo sucede lo mismo, ya conocés la técnica y ahora falta el ¿para qué? ya tenés una respuesta importante: la certeza que no sos ese cuerpo que está allí abajo dormido o muerto que para el caso es lo mismo. Tu viejo solamente dejó en el guardarropa este traje de piel y a lo mejor puedas reencontrarte con él en esos momentos.

Te dejo un abrazo