domingo, 19 de febrero de 2012

Hoy

Mi cuerpo está triste.
No sé qué decirle. Cómo ayudarlo.
¿No confía en mí?
Cómo voy a protegerlo si no sé.
Me dí cuenta porque llora.
Inesperadamente.
Desayunábamos. Leíamos el diario.
Y de pronto lo escuché.
Mi cuerpo me desconcierta.
Me preocupa.
Me asusta.

No sé si reir. Restándole importancia.
No sé si llorar y hacerle compañía.

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

¿Porque llora?

Gonzalo dijo...

Reite... ya bastante llanto hay en el mundo. Sino voy a llorar yo también. :´(

Rey del viento dijo...

Suelo tener a menudo esas conversaciones con mi propio cuerpo, quizá la diferencia es que yo ya no lloro, se me ha debido olvidar; en tu poema hay una gran ternura, en mi interior no tanta, pero los dos deberíamos profundizar, quizás, en esa conversación; escuchar a nuestro cuerpo, replicarle si él dice que no es culpa suya, que la responsable de todo es nuestra mente.

Porque en realidad no es la mente, ella también es piel, sangre y vísceras; la culpa de todo la tiene ese trocito de corazón que cerramos con llave cuando dejamos de ser niños; perdimos las llaves y todo se estropeó.

Elcaligrafista dijo...

Tu cuerpo se aleja?.. Dejarlo ir es lo mejor, ya volverá...

mi beso

El caligrafista (y tambien el magnetista, en elmismo cuerpo)