lunes, 13 de febrero de 2012

Escribiendo

Saben que estoy con bastante tiempo libre. También que no lo estoy aprovechando como imaginaba que podría hacerlo cuando no lo tenía. No sé si echarme la culpa a mí, al tiempo o las dos cosas. Porque creo que saben que no me gusta el verano y prefiero el frío. Con temperaturas altas no tengo ganas de hacer nada. Con bajas casi siempre quiero hacer todo. Paso la mayor parte del tiempo bolud.... en mi cuarto, leyendo, teniendo sexo conmigo (porque me quiero mucho) etc, etc. Las clases en el conservatorio comienzan en abril y si bien tendría que estar estudiando todos los días con este calor -Imposible.
Pensando qué hacer para ocupar mis horas, empecé a escribir una novela. Todavía no sé cuál será el argumento. Pero sé algunas cosas. Quiero escribir una novela negra. Así que alguien debe morir. Sé que quiero utilizar el argumento como excusa para presentar a los protagonistas que serán tres personas jóvenes. Una chica, dos varones. Tengo escrito el prólogo, que posiblemente cambie más adelante. Y comencé con las caracterizaciones de los protagonistas. Yo no sé escribir, nunca lo hice. No sé en qué va a quedar este proyecto. Pienso tomar el tiempo necesario para no escribir cualquier pelot.... Es muy gracioso haberme dado cuenta que a los protagonistas los defino con características mías y eso no me gusta, aunque me es difícil no caer en ese error. También me di cuenta que debo tener una especie de obsesión con el sexo, porque escribí muy poco y todos los caminos me conducen "ahí". Esto me causó gracia, pero tengo que ponerme un límite. Y en fin... en eso ando.
Sabrina.

6 comentarios:

Gonzalo dijo...

Observa a tu alrededor más... estamos rodeados de personajes pintorescos... a partir de cualquiera de ellos se pueden escribir incontables historias.

Un beso.

WaitMan dijo...

No dudo que Hammet y Chandler van a desear salir de sus tumbas sólo para leer su novela.

Yo también.

Saludos

Tom dijo...

Se me ocurrió. Una mujer, dos hermanos.

Nacho Sánchez dijo...

Si tienes pánico al calor viaja. Aquí estamos a temperaturas bajo cero.
Eso quizá temple la idea que siempre acaba en cama ;)

Yoni Bigud dijo...

Si va a escribir una novela que tenga sexo no se ponga límites. Yo que usté aprovecharía esas sesiones de amor individual para nutrir el argumento, los personajes o lo que venga.

Un saludo.

Lauro Digifico dijo...

No hay que saber, hay que escribir. Por otro lado, yo pienso que toda literatura es autoreferencial así que no te preocupes si tus personajes son facetas tuyas, vas por el buen camino. Por último, ¿cómo te vas a poner un límite al escribir, si justamente se trata de lo contrario? Dale para adelante con tus obsesiones y fijaciones, que ahí está la verdad. Tu verdad.